miércoles, 30 de septiembre de 2009

Aventuras del Duendecillo No, por el equipo Cherrys



Las aventuras del Duendecillo No

Autores: Equipo Cherrys



Un día el duendecito No se escondió en el refrigerador, cuando lo abrí de pronto hizo –buuuuuu- y desapareció. Me asusté mucho y tiré la leche y ensucié toda la cocina. Cuando mi mamá entró dio un grito –¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡haaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, mi cocina, está toda sucia, qué pasó aquí-. Le expliqué que me había encontrado un pequeño duende y que me asustó, pero no me creyó. Y tuve que limpiar todo el desorden.


El sábado por la noche cuando intentaba dormir, nuevamente apareció el duendecillo, no me dejaba dormir, quería que jugara con él, me jalaba y me jalaba las sábanas hasta que caí de la cama he hice mucho ruido.

Mi papá entró corriendo a mi cuarto y me dijo – ya duérmete porque mañana vas a ir a la escuela- y de pronto el duendecillo dijo –NO- imitando mi voz esto hizo enojar a mi papá y le dije yo no fui, fue el duendecillo. Mi papá no me creía pero de pronto se apareció nuevamente el duende. Y le dijo –hola-, casi se desmaya del susto yo solo me reí. Mi mamá vino corriendo al escuchar a mi papá – pero que pasa aquí? – y el duende le dijo – buuu-. Qué es esto te dije que te durmieras y que guardaras tus juguetes. – es mi amigo el duende NO yo te lo dije hace rato y no me creíste- mi mamá y mi papá ahora si que me creyeron y para no hacer el cuento largo, nos mandaron a dormir a los 2. desde ese día NO es mi mejor amigo e intenta portarse bien.


Moraleja: cuida a tus amigos para que no hagan muchas travesuras.


FIN

El Duende No en el trabajo de investigación de Ana Pedrosa y Camila Echeveste

Un amigo de papel

Seguidores

Buscar

Labels

Páginas vistas en total